Marqués de Cáceres

some_text

Espíritu familiar

"Presente en más de 120 países, Marqués de Cáceres ofrece un vino para disfrutar y compartir"

Al menos cinco generaciones vinculadas al vino forjan el carácter familiar de Marqués de Cáceres. Enrique Forner, fundador de la bodega en 1970, aprendió con su padre, y éste con el suyo y su abuelo, el negocio del comercio de vinos (‘Vinícola Forner’), interrumpido en España por el exilio en la Guerra Civil. Cristina Forner, su hija y clave en la internacionalización de Marqués de Cáceres, dirige la bodega con el orgullo y la experiencia de una de las grandes familias de España para la que el vino de calidad nunca ha tenido fronteras y con vinos de Marqués de Cáceres presentes en más de 130 países.

La convicción profunda en las ideas asimilas en Francia por Enrique Forner y trasladadas a Rioja a partir de 1970 siguen siendo los pilares sobre los que Cristina Forner asienta Marqués de Cáceres. Un espíritu, basado en la elaboración de vinos de calidad, en continua evolución con una destacable política de inversión en innovación y tecnología, pero ajena a las modas más o menos pasajeras que distorsionan de vez en cuando la elaboración de vinos y que pierden el objetivo fundamental de este negocio: ofrece al consumidor un vino para disfrutar y para compartir con personas queridas y amigos, sin sobresaltos ni altibajos como la propia historia de Marqués de Cáceres.